El rostro es nuestra carta de presentación, y el estado en el que se encuentre puede afectar o beneficiar la vida social y hasta laboral. Cuidarla adecuadamente repercutirá positivamente en tu aspecto y la salud de tu piel.

Hidratar el rostro todos los días es vital para evitar el envejecimiento celular prematuro y conservar su estructura intacta, impedir que el paso de los años haga estragos y proteger la dermis de los agentes externos. ¿Por qué es importante hidratar el rostro?

Una de las principales razones de por qué es importante hidratar el rostro es que la hidratación hace que la piel sea más flexible y resistente. Agentes externos como el clima, la contaminación, el maquillaje y los rayos solares causan resequedad, brotes, lesiones, irritaciones y alergias a nuestro rostro. Cuando hidratamos nuestra piel, esta puede defenderse del daño de estos factores.

Es importante hidratar el rostro para prevenir la sequedad de la piel. El rostro puede resecarse por causa del clima (frio o caliente, no importa), la menopausia, cambios hormonales, el uso de productos inadecuados y por la falta de hidratación. Cuando la piel se reseca, a la vez se escama, presenta enrojecimientos, picazón y dilatación de los poros. Hidratando tu rostro todos los días evitaras esto.

Cuando hidratamos nuestro rostro, la piel se empapa de agua y se llena de líquido, lo cual produce un efecto maravilloso en nuestra cara: el relleno de esas primeras arrugas que apenas lucen como pliegues muy delgados, pero que sabemos que están allí. Esto ocurre porque la hidratación del rostro evita la evaporación de la dermis, lo cual ofrece una piel más luminosa y tersa.

Cuando el rostro luce opaco, hinchado, se siente áspero al tacto y se notan más las ojeras y las marcas de la dermis es porque no se ha hidratado correctamente. Por lo tanto es importante hidratar el rostro para que el agua que recibe la piel elimine la retención de líquido que causa la aparición de bolsas en los ojos e hinchazón de los párpados. Así las imperfecciones se irán notando menos y el rostro quedara iluminado y suave al tacto.

Una rutina constante de hidratación es influye grandemente en la belleza y salud de nuestro rostro, pues al hidratamos el rostro permitimos que la piel luzca rejuvenecida, se previene la aparición de las arrugas, el rostro conserva su elasticidad, se mantiene oxigenado y luce radiante y uniforme. La hidratación es la mejor herramienta para combatir y reparar el daño causado por un día estresante, los trasnoches y el insomnio.

Con el paso de los años la producción de sebo de las glándulas sebáceas disminuye y la hidratación natural de la piel se ve afectado. Esta es otra de las razones de por qué hay que hidratar el rostro. Cuando este proceso comienza -generalmente al empezar la menopausia-, la piel comienza a sufrir sequedad extrema y no se regenera de la misma manera que cuando el cuerpo tenía 30 años. Por esta razón, es necesario hidratar el rostro con cremas para pieles maduras que ofrecen una hidratación superior y más efectiva.

 

Las maneras más recomendables en que puedes hidratar tu piel son:

-Usar crema hidratante en la mañana y en la noche (Protección solar por durante el día si vas a salir)
-Tomar hasta 2 litros de agua todos los días
-Aplicar mascarillas hidratantes para el rostro (1 vez por semana es bueno)
-Comer abundantes vegetales

 

En el artículo ”Cómo hidratar el rostro” veras cuál es la manera correcta de hidratar el rostro. Te invitamos a leerlo!