Todos tratamos de buscar los mejores consejos cuando se trata de un tema que nos preocupa. ¿Y quién más confiable que un especialista para darnos las mejores recomendaciones?

 

En el caso de nuestra piel, encontramos un sin numero de articulos en internet con consejos acerca de cómo cuidar nuestra piel.   Pero en este artículo veremos recomendaciones de los que en verdad saben;  6 dermatólogos destacados hablaron de lo que ellos mismos hacen por su piel para cuidar sus rostros del daño.   Estas son sus rutinas para la mañana y la noche.

Para la mañana

El cuidado matutino es el más importante, pues difícilmente tendremos otro momento a lo largo del día para volver a aplicar algún producto o dedicarle un minuto a nuestra piel.   Es por eso que reunimos los procedimientos que estos dermatólogos usaban, y que deberías tener en cuenta para tu rutina diaria.

 

Lo primero, es tomar un vaso de agua. David Colbert comparte que “Yo siempre comienzo la mañana con un gran vaso de agua para rehidratar, lo que casi de inmediato energiza la piel y los músculos.   Es una manera rápida de botar las toxinas nocturnas de tu sistema“.   Y no es el único rol que tiene el agua.   También es bueno mojar tu rostro, lo que puedes hacer en la ducha.   A este le hace bien un poco de agua tibia, que debes evitar sea muy caliente (en especial por tu pelo) y masajear tu cara para activar su circulación.

Debes tener en cuenta la limpieza aparte de la ducha que te das.   Puedes usar un limpiador, preferentemente en crema, y pasarlo con un algodón por tu cara para remover los restos de la noche.   Luego, aplica un serum nutritivo (que, por si no lo has utilizado, es como un extracto de una crema normal) o algunas gotas de aceite facial, en especial de coco.   Este último es muy efectivo para tener una bella piel, como explica Elizabeth Tanzi: “Este es uno de los antioxidantes más potentes y estables que hay disponibles.   Ayuda a proteger mi piel del daño del medio ambiente, la contaminación, etcétera“.

 

El siguiente paso es humectar tu piel con alguna crema hidratante, que debes aplicar también en zonas que a veces olvidamos, como el cuello y detrás de nuestras orejas.   Por último, sellas todo el proceso aplicando factor solar, aunque tu crema ya tenga un poco.

Para la noche

Antes de dormir, tienes que comenzar tu rutina desmaquillándote.   Preferentemente, usa toallas especiales para esta tarea (las marcas que se mencionan son Neutrogena y Olay).   También puede ser en formato crema, pero luego aplica un tónico para la limpieza más profunda de residuos.   Luego de esto, puedes usar un cepillo especial para rostro, lo más suave posible, que pases cada noche en tu piel.

 

Como en la mañana, debes lavar tu cara con agua, para hidratarla.   Luego debes humectarla, lo que puede ser con un serum, o con una crema especial para las noches, ya que tienen un efecto más duradero y propiedades distintas.   Si tienes bolsas u ojeras, recuerda utilizar un producto especial para el cuidado de estas zonas.   Y por favor, tampoco te acuestes sin humectar tus manos.

 

Está bien si una vez por semana te das el tiempo de exfoliar tu rostro, o aplicar alguna mascarilla o tratamiento específico para tu tipo de piel.   Y, como última cosa que no debes olvidar por nada del mundo, lo más importante: dormir bien y beber agua durante el día.   Es el mejor tratamiento de belleza que puedes hacer.